Construcción sostenible, ¿es posible?

hablamos sobre la construcción sostenible

La industria de la construcción, por su propia naturaleza, es un gran usuario de recursos naturales. Pero con la creciente preocupación por el cambio climático y la naturaleza finita de estos recursos, existe una concienciación cada vez mayor en las empresas de construcción por reducir su impacto ambiental. Si bien existen desafíos relacionados con la adopción de métodos de construcción sostenibles, también hay grandes beneficios, no solo sociales o ambientales, en este empeño. Desarrollar formas de construcción sostenible puede ser la clave para dar un paso más allá y aunar desarrollo económico y calidad de vida responsable.

La sostenibilidad en la construcción

Los objetivos de la construcción sostenible son reducir el impacto de la industria en el medio ambiente. Los métodos de construcción sostenible incluyen: utilizar recursos renovables y reciclables, reducir el consumo y el desperdicio de energía, crear un entorno saludable y respetuoso con el medio ambiente, y proteger el medio ambiente natural.

Desde el uso de energía hasta las emisiones, la industria de la construcción tiene un gran impacto en el medio ambiente.

Aparte del potencial para construir sobre hábitats silvestres, el uso de energía de la industria de la construcción es alto. La maquinaria pesada que se utiliza en la construcción todavía depende en gran medida de los combustibles fósiles, e incluso el uso ineficiente de la electricidad puede provocar la quema innecesaria de combustibles fósiles. De hecho, la industria de la construcción representa un increíble 36% del uso mundial de energía y un 40% de las emisiones de CO2.

La fabricación y envío de materiales puede tener un gran impacto en las emisiones de carbono. La extracción de materias primas puede resultar en la contaminación de las capas freáticas locales.

La fabricación de hormigón ha dado lugar a más de 2.800 millones de toneladas de CO2, una cifra que solo seguirá aumentando a medida que se vierten 4.000 millones de toneladas de hormigón cada año.

La construcción también puede generar desechos peligrosos, y la eliminación inadecuada de dichos desechos puede provocar una contaminación que afecte no solo al medio ambiente, sino también a la salud de las personas que viven en esa zona.

Claves de la edificación o construcción sostenible

La construcción sostenible incluye tres elementos críticos: impacto ambiental, responsabilidad social y eficiencia económica. Estos elementos ayudan a regir el diseño del edificio, la calidad y condiciones de trabajo, y sirven como base para la construcción sostenible. Esto puede concretarse en una serie de pautas clave:

Utilizar material de construcción de bajo impacto

Fabricar materiales de construcción desde cero requiere mucha energía. Para reducir la energía gastada en varios procesos de fabricación, se utilizan materiales de bajo impacto que se reciclan o reutilizan. Utilizar materiales que se obtengan de otros sitios de construcción o materiales que provengan de elementos naturales que contengan desechos reciclados. Optar por diseños modulares para edificios para minimizar el desperdicio de materiales y disminuir el tiempo de construcción. Además, son duraderos y se pueden reutilizar y reciclar continuamente.

Centrarse en la eficiencia espacial

Algunas formas de lograr la sostenibilidad del diseño mediante la maximización de la eficiencia del espacio incluyen:

  • Tener espacios abiertos para maximizar el uso de la luz natural en los interiores.
  • Incorporación de paredes móviles y muebles que ahorran espacio para maximizar el área utilizable y minimizar el tamaño de la estructura.
  • Incorporación de soluciones de suelo elevado para hacer espacio para sistemas debajo del suelo, reducir el espacio sobre la cabeza y mejorar la eficiencia.

Elegir fuentes de energía renovable

Una de las formas más inteligentes y sencillas de lograr una construcción sostenible es mediante el uso de fuentes de energía alternativas. La incorporación de energía solar, eólica e hidráulica reducirá enormemente la huella de combustible y optimizará los ahorros de energía.

Puede incorporarse energía renovable en el diseño del edificio mediante la construcción de estructuras que estén bien ventiladas. Intentar traer más luz natural, instalar ventanas inteligentes que bloqueen los rayos ultravioleta y paneles solares en la azotea para hacer funcionar las unidades de climatización y los calentadores de agua.

Minimizar los residuos de la construcción

Los desechos son un subproducto de cualquier sitio de construcción. No es infrecuente una gran cantidad de desperdicio de tejas, cartón, vidrio, paneles de yeso, metal, aislamiento, etc. Identificar los materiales que pueden reutilizarse o reciclarse es importante.

También se observan residuos cuando los materiales no se utilizan debido a la presencia de grandes cantidades. Para una gestión sostenible de los residuos, es importante gestionar las materias primas con precisión para que no se pidan más de lo que se necesita y evitar el desperdicio.

Los principales beneficios ambientales de practicar la sostenibilidad en la industria de la construcción incluyen la reducción de las emisiones de carbono, el alivio de la contaminación acústica, el aumento de los ahorros de costos, los tiempos de respuesta más rápidos y la reducción de la chatarra. Sin embargo, el cambio hacia la sostenibilidad no puede ocurrir de la noche a la mañana y requiere una cantidad considerable de investigación, innovación y creatividad, además de una actitud positiva y el apoyo de las partes interesadas. La sostenibilidad es el futuro y la industria de la construcción debe dar ejemplo adoptando esta tendencia.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios