Reformar la vivienda: consejos para empezar

Consejos para reformar tu vivienda

Reformas en nuestra vivienda; es uno de esos proyectos que todos queremos ver terminado incluso antes de que empiece. Es fácil perderse en la planificación, y difícil saber si las decisiones que vamos tomando son acertadas o siquiera posibles dentro de nuestro presupuesto. Si además es una reforma integral la presión es mayor porque somos conscientes de que estamos haciendo una inversión no solo de dinero, también en tiempo, porque esa reforma deberá acompañarnos en nuestro hogar a largo plazo. ¿Qué hacer? Como en otras muchas cosas, la mejor solución empieza por confiar en profesionales en reformas de pisos que nos orienten y aconsejen.

Primeros pasos en la reforma de tu hogar

Antes de nada, lo primero que debemos tener claro es qué queremos reformar; repasar detalladamente qué es lo que creemos que debe ser cambiado porque está desfasado, no funciona o no sirve al estilo de vida que queremos. La cocina y el baño suelen ser los lugares que más focalizan las reformas; también las redistribuciones de espacios y la renovación de instalaciones.

A la vez hay que tener claro cuales son los puntos fuertes y más eficaces de nuestra vivienda y pensar en conservarlos o potenciarlos. De momento solo hay que preocuparse de qué queremos hacer, sobre cómo lograrlo lo mejor es dejarse asesorar por profesionales que pueden indicarnos la mejor manera de realizar lo que necesitemos.

Suele ser buena idea organizar las reformas de este plan previo a modo de lista ordenada de prioridades, de esta manera nos será más fácil diferenciar lo más importante de lo menor y acotar el presupuesto en función de esto.

Primeros pasos en la reforma de tu hogar

Pedir presupuestos de reforma

Si ya tenemos una lista de prioridades nos resultará muy útil a la hora de pensar en el presupuesto necesario para llevar a cabo la reforma. Para ayudarnos hay numerosas calculadoras on-line que nos pueden dar una estimación aproximada de lo que va a costar la reforma que deseamos hacer. En cualquier caso, siempre es recomendable pedir presupuestos sin compromiso a empresas profesionales, porque, además de ser más ajustados que los virtuales de la web, pueden ya orientarnos sobre opciones interesantes que quizás no habíamos contemplado.

La tentación de pedir docenas de presupuestos lo único que puede garantizarnos es un buen dolor de cabeza al intentar compararlos. Pedir varios es buena idea, pero antes de acumular muchos es mejor saber que se los estamos pidiendo a profesionales de confianza. El consejo boca a boca de amigos o familiares satisfechos con los trabajos realizados, el método clásico, sigue siendo muy válido. Las referencias fiables en la web también nos pueden encaminar en la buena dirección. Y, por supuesto, el nivel de implicación y la validez de las orientaciones que hayamos recibido al contactar con ellos, serán elementos definitivos para saber que ése será uno de los presupuestos a considerar.

Comparar los presupuestos

A la hora de comparar los presupuestos no es aconsejable dejarse guiar solo por el precio final, es muy importante revisar toda la documentación recibida y comprobar si todos los presupuestos que estamos comparando refieren lo mismo y en las mismas condiciones. Si hay diferencias, valorar bien en qué consisten y si nos convienen. Es una buena manera de evitar después imprevistos y sorpresas, que con seguridad se nos podrían escapar si solo priorizamos la cifra final.

¿Necesitamos permisos para hacer una reforma?

Antes de comenzar las obras es importante conocer las licencias y permisos que tendremos que obtener. La empresa de reformas que contratemos nos puede avisar de qué tipo de papeleo va a ser necesario y nos ayudará con los trámites burocráticos. La noticia buena en este apartado es que las licencias de reforma no suelen ser caras ni difíciles de realizar. Aunque al principio asuste un poco lo de la burocracia, realmente no es un proceso demasiado complejo y, además, disponer de los permisos pertinentes es una buena forma de no tener que preocuparse por posibles quejas de los vecinos.

Compara presupuestos

Elegir una empresa de reformas de confianza

Este es un paso primordial. Como ya se ha dicho es importante conocer las referencias de los profesionales que vayamos a contratar. Incluso, si es posible, ver alguno de los trabajos que ya hayan realizado. Pero además de esto, de lo convincente del presupuesto elaborado, o de lo eficaces que hayan resultado las orientaciones y consejos recibidos en la parte previa del proyecto, hay algo que siempre viene bien considerar: la buena comunicación.

Una reforma integral es un proceso que generará dudas y necesitará asesoramiento, por eso es importante hacerlo acompañado de profesionales que sepan escuchar lo que propones y ofrecerte soluciones, sin presiones y explicadas con la claridad y el detalle que se precise. Una buena relación y una comunicación fluida con la empresa que va a reformar nuestro hogar es garantía de que no nos encontraremos con sorpresas desagradables al finalizar la obra, o de que no estemos aceptando nada que no terminamos de entender lo que implica. Una reforma amplia ya conlleva cierto nivel de estrés, lo mejor es no añadir nervios extra por una mala comunicación con quien nos la realiza.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios